fbpx

Desde que nacemos, y a medida que vamos evolucionando, inconscientemente vamos labrando lo que queremos ser,  lo que anhelamos tener, y hasta  donde nos gustaría estar. Es aquí cuando nuestro subconsciente comienza a trabajar en base a eso que queremos en el futuro. Cuando nuestra imaginación comienza a proyectar esta serie de deseos, dentro de nosotros se crea un vinculo emocional con esa idea que queremos a futuro,  que en nuestro presente es irreal.

Pero lo que si es real son nuestras emociones, cuando imaginamos como podríamos lograrlo, y lo que debemos hacer para alcanzar ese objetivo, nuestro cerebro comienza a transformar esos estímulos emocionales en estímulos sensoriales hacia el mundo exterior.

Estas imágenes, que son generadas por nuestra imaginación convierten nuestras emociones en efectos fisiológicos reales en el organismo, que hacen de la persona que se proyecta en su futuro a comprometerse consigo mismo para obtener eso que tanto quiere. Cuando nos comprometemos a lograr estas metas, estamos también predispuestos a que cualquier circunstancia negativa sea del exterior o de nuestra propia mente nos sabotee a nosotros mismos perjudicando de manera irreversible nuestra seguridad ante lo que queremos proyectar y lógicamente afecta también nuestros planes, pudiendo hasta inclusive no lograr aquello que nos planteamos.

Cuando creamos esa frustración interna de no poder lograr aquello que nos propusimos o que no pudimos lograr por equis motivo, éste hecho se convierte en lo que llamamos “Deuda Emocional”.

La deuda emocional esta ligada con el pasar del tiempo y no lograr ese objetivo trazado. En otras palabras, es un estado pendiente que resulta de un compromiso con nosotros mismos que no pudimos lograr para conseguir ese objetivo planteado, que además esta sujeto a nuestras emociones, y éstas a su vez están estimuladas por imágenes que estan fuera de nuestra realidad.

Existen una lista amplia de lo que podrían ser las deudas emocionales, pero esta vez te mencionaré algunas, por ejemplo:

  • No lograr terminar la carrera universitaria.
  • Cancelar aquel viaje tan esperado porque surgió un inconveniente.
  • Haber terminado una relación meses antes de casarte.
  • Discutir con un amigo o familiar  y no poder decirle todas esas cosas importantes que te hubiera gustado decirle.
  • No haber vivido con el padre o madre.
  • Trabajar en un ambiente donde hay maltrato verbal y no poder expresar lo que sientes con referente a esta situación.

La rueda de la vida

Cuando ocurren estas situaciones, es importante replantearse las situaciones y los acontecimientos que ocurrieron para quedar libre de deudas emocionales. Una de las formas que nos puede ayudar en esta situación es lo que llamamos “Rueda de la Vida”.

La rueda de la vida es una herramienta clásica en el coaching. Consiste en clasificar de manera ordenada las piezas que conforman nuestra vida, como la salud, los amigos, las relaciones de pareja, el trabajo, la familia, el desarrollo personal, la sana diversión, entre otras. La rueda de la vida te ayudará a evaluar tu grado de felicidad en las distintas áreas de tu vida.

Realicemos este ejercicio de programación neurolingüistica, comencemos por dibujar un circulo medianamente grande, éste representará nuestra rueda de la vida. Dentro de el mismo circulo, dividiremos en casillas, las etiquetas que utilizaremos serán aquellas que se identifican con las áreas de la vida que consideramos.

Una vez divididas las casillas, comenzaremos por preguntarnos a nosotros mismos. O si tienes un coach personal, éste te ayudará a desarrollar todas esas interrogantes que nos plantearemos en cada clasificación.  Por ejemplo ¿Cómo se encuentra cada área de mi vida? De esta manera evaluaremos cada casilla dándole una numeración del 1 al 10.

Cuando trabajamos nuestra rueda de la vida junto con nuestro coach, por lo general hacemos una rueda de la vida al principio y al final del proceso. De esta manera podremos evaluar los cambios que hemos conseguido personalmente.

Continuando con el ejercicio

Para continuar con el ejercicio de PNL. Una vez que tengamos la puntuación correspondiente en cada una de nuestras casilla pasaremos a colocar la puntuación en cada linea correspondiente a la casilla indicada anteriormente. Luego uniremos punto por punto, como la imagen que tenemos de ejemplo.

Una vez unidos los puntos tendremos un segundo circulo,  observemos que tipo de unión nos da. Si tu circulo es pequeño, o desproporcionado, es importante trabajar en esas áreas que desequilibran el circulo de la rueda de tu vida.

Es aquí cuando podemos ponernos en acción junto a nuestro coach para plantearnos una manera de resolver esas deudas emocionales. La mejor forma de liberarnos de ellas es el perdón y la aceptación, admitiendo que no es posible conseguirlo todo.

Renunciar en definitiva a nuestros compromisos adquiridos en nuestra deuda emocional no es una tarea fácil de roer. Y requiere de un gran cambio en la mente de cada individuo. Lo más importante es vivir plenamente el presente y ser conscientes de todo aquello que nos rodea.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *