fbpx

El mapa mental fue registrado por Anthony Buzan, conocido en el ambiente de PNL como Tony Buzan como un método de análisis que permite organizar nuestros pensamientos. Utilizando al máximo nuestras capacidades mentales.

Es una forma practica y sencilla de estar gestionando la información que tenemos dentro de nuestro cerebro y la que queremos comunicar al exterior. Se trata de un instrumento eficaz y creativo para plasmar nuestros pensamientos.

Todo mapa mental posee una estructura que se da de forma natural compuesta por ramas. Estas ramas se irradian desde una imagen central, a partir de la cual podemos usar colores, símbolos, dibujos, palabras que se van enlazando.

Es un diagrama fácil de recordar, organizado según los mapas mentales de quien lo confecciona. Esto último hace que sea llevadera su lectura. Son súper útiles para memorizar conceptos, respetando el funcionamiento natural mental.

¿Qué necesitas para crear un Mapa Mental?

Lo primero que vamos a elegir es si lo vamos a hacer de forma manual en cuyo caso necesitaremos hoja, lápiz, lápices de colores si queremos o con algún dispositivo, existen varias aplicaciones que pueden utilizarse para trazar mapas mentales, existen aplicaciones para todos los dispositivos, celular, Tablet, netbook, notebook, pc. La recomendación es que practiques primero en forma manual y luego elijas la aplicación que mas se amolde a tus formas.

Lo mas importante es que puedas estar plasmando en ellos a partir de tus propios mapas. Es como llevar tus mapas mentales a un grafico para el resto.

Los Mapas Mentales sirven para: potenciar la creatividad, concentrarse, organizar más eficientemente los pensamientos, aclarar las ideas, estudiar más rápida y eficientemente, recordar mejor, tener una visión global de las cosas, planificar, comunicar y demás usos que quieras darle.

Como funcionan los mapas mentales.

Imaginemos que el cerebro es una biblioteca recién construida y completamente vacía, a la espera de ser llenada con información y datos, en forma de libros, vídeos, microfilms y CDs, etc.

Y cada persona es un bibliotecario. Primero decidís la cantidad de información de la cual querés disponer. Hasta ahora todos hemos optado por la mayor cantidad posible. Segundo elegís si querés organizar esa información. Si no querés, imagínate una biblioteca con los libros apilados sin criterio alguno. Finalmente comenzás a organizar la información. Esto se puede hacer de muchas maneras una de ellas son los mapas mentales.

Los mapas mentales ayudan a organizar y memorizar información. Tienen un criterio de clasificación natural y sencillo. Esto permite volver a acceder a ellos solo con mirarlos. Estos criterios funcionan igual que los mapas mentales de su creador.

Una de las funciones interhemisfericas que nos permiten los mapas mentales es jugar con nuestra asociación a cada tema. Solemos asociar imágenes y representaciones que luego traducimos en palabras para la comunicación externa que plasmamos en los mapas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *