fbpx

La creatividad para la resolucion de problemas – Gastón Castro de Mundo Hipnótico

Hola, soy Gastón Castro de Mundo Hipnótico y en la columna de hoy vamos a hablar sobre  “LA CREATIVIDAD PARA LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS”…

 Leyendo sobre el trabajo de Milton Erickson uno puede apreciar que además de ser un excelente hipnoterapeuta él lograba muchas veces dar solución a los problemas de sus pacientes de la forma más simple o inesperada.

Erickson era una persona con un talento y una creatividad que le permitían entender el mundo de la persona que estaba tratando, sus percepciones y sus creencias y utilizar toda esa información para diseñar una solución que se adaptase a esas creencias y a esa percepción del mundo, lo cual aseguraba el éxito de esa solución.

Y en este punto quisiera mencionar tres frases de Albert Einstein que me parecen interesantes en este concepto de la creatividad y también en la flexibilidad para afrontar distintas problemáticas:

  1. «La imaginación es más importante que el conocimiento«: En esta frasee entendemos que el conocimiento es importante, pero no tanto como ser capaz de proyectar con nuestra imaginación cosas que de otra forma no serían posibles ya sea por creencias limitantes, mandatos sociales, cultura, etc.
  2. «Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados«: Aquí entendemos que muchas veces ante el fracaso de algo intentamos una y otra vez lo mismo hasta darnos por vencidos sin permitirnos modificar lo que hacemos y ver como esas modificaciones pueden impactar en los resultados. Hacer siempre lo mismo nos quita la flexibilidad que necesitamos para encarar la diversidad de problemáticas que podemos encontrar.
  3. «Primero tienes que aprender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie«: Este punto significa mucho respecto con esto de entender la percepción del mundo de la persona, sus creencias, etc.. Erickson, aprendía las reglas del juego, el aprendía como esa persona percibía el mundo, como procesaba la información, cuáles eran sus creencias y ya con todas estas reglas sabidas podía proponer una solución basada en las mismas reglas.

¿Pero como aplicaríamos todo este concepto de soluciones creativas en nuestra vida cotidiana?

Bueno, tal vez no siempre sea tan sencillo pero me gustaría contarte una pequeña anécdota sobre cómo estos criterios me permitieron solucionar una situación con mi hijo mayor cuando tenía 5 años.

El  solía tenerle miedo a los truenos, cada vez que llovía y empezaban los truenos él se saltaba de su cama y se venía con mi mujer y conmigo a nuestra habitación, y se tapaba hasta la cabeza cada vez que esos truenos sonaban.

Siempre le explicábamos que no había motivo para asustarse, que eran solo ruidos y que el estaba completamente a salvo en su casa, bajo su techo y que nada le podía pasar. Sin embargo, pese a que parecía entender lo que le explicábamos las situaciones se repetían nuevamente, y nosotros ya no sabíamos cómo ayudarlo a superar ese miedo, entonces volvíamos a hacer lo mismo que era explicarle por qué no debía asustarse, pero como ya se imaginaran, al hacer lo mismo obteníamos el mismo resultado.

Un día de tormenta, hablando con él en su cama pude entender que el sentía que no tenía control de esos truenos y que ese ruido lo atormentaba, era como tener la incertidumbre de cuanto duraría esa fuerte explosión, y fue en ese momento que se me ocurrió plantearle una situación acorde a su mundo, algo que el pudiera comprobar con sus propios procesos y que le generara seguridad, y claro en un niño la imaginación es increíble así que jugar con su imaginación no era algo que pudiera dejar de lado, así que de la nada le dije. “¿Queres que te enseñe un truco para hacer que los truenos se callen cuando vos quieras?” y el obviamente me respondió “Sí!” cargado con un aire de curiosidad.

Entonces le conté “Cada vez que escuches un trueno vas a decirle Trueno cállate y vas a contar hasta 5 despacio, y vas a ver que antes de que llegues a 5 el trueno se va a callar”, él estaba asombrado por el truco, pero aún no lo creía, así que esperamos al siguiente trueno e hicimos la prueba juntos; ni bien sonó el trueno, dijimos “Trueno cállate, uno, dos, tres, cuatro y cinco” y el trueno se había callado, pude ver en su cara la sensación de felicidad y asombro por poder controlar al trueno.

Esa misma noche un par de veces lo escuchábamos usar ese truco mientras sonaban los truenos, y pudo dormir en su cuarto solo.

¿Y vos, como vas a usar tu creatividad? Te invito a que nos cuentes alguna anécdota que hayas podido resolver de una forma distinta.

Sin más, desde mundo hipnótico me despido hasta la próxima recordándote que tu limite es tu imaginación.

Publicaciones relacionadas