Escuchar profundamente

In Coaching, Programación Neurolingüística (PNL) by FandelaVidaLeave a Comment

Escuchar es un acto humano que valida el habla, se diferencia de oir que compartimos con otras especies aunque lo incluye.

Todo proceso de comunicación descansa en la escucha y que tipo de escucha estemos teniendo. La efectividad del habla se logra en función de la escucha recibida. La escucha es el criterio de validación del habla y también el criterio calificativo del habla.

Escuchas de muchas formas también más allá del oído, por eso algunas disciplinas lo incluyen como percibir.

La cualidad que le ponemos a la escucha es la interpretación que nos permite y diferencia a los seres humanos como especie. Esta capacidad de interpretar aquello que percibimos del mundo.

Además según lo descubierto por el filosofo inglés Austin lo define como uno de actos del lenguaje.

Existen varios tipos de escucha vayamos interpretando cada uno. No siempre escuchamos del mismo modo a todas las personas o en distintos contextos de nuestra vida.

Escuchar manifiesta la capacidad humana de comunicarnos. Escuchar y ser escuchados se convierte en un sistema de alta conexión entre seres humanos. Esto nos posibilita a afectar positivamente los sistemas a los que pertenecemos.

Modelado

La programación neurolingüística ha tomado varios estudios antropológicos como base para el desarrollo de alguna de sus técnicas.

En esta ocasión hemos tomado, de una colega muy profesional, que lo trajo en la charla de la Red Latinoamericana de PNL,  la historia descubierta por los indígenas Mardú.

Estos aborígenes habitan el oeste de Australia. Cuentan con una cultura muy fuerte que manifiestan a través de su vida en sociedad y lenguaje particular que sostienen hasta el día de hoy. Una de las traducciones al castellano da como Mardu es persona, como genérico.

Se trata de tribus cazadores-recolectoras con creencias tradicionales que los unen basadas en tiempo del sueño.

Los antropólogos han observado rituales para las relaciones que ellos utilizan y que hoy en día existen comunidades en estas regiones que toman estos rituales para el desarrollo en comunidad.

La programación neurolingüística nos permite modelar aquello que desde otras disciplinas cumple con las premisas básicas o axiomas y de esta forma queda incorporado a la definición inicial de esta disciplina. Permitiendo así generar y crear ejercicios que puedan ayudarnos a nuestra propia excelencia.

El ritual de escucha que queremos presentarles hoy nos muestra distintos niveles de escucha que podemos observar en nosotros mismos y tener en cuenta para el desarrollo de nuestras relaciones. Estos aborígenes lo llaman “Pinakarry” y fue traducido como “escucha profunda”.

Vamos a ir recorriendo cuales son los niveles de escucha que podemos tener y como los relaciones con un desarrollo personal y relacional desde los conocimientos que agregan tanto la Programación Neurolingistica como el Coaching Ontológico, o más específicamente la ontología del lenguaje que toma la escucha como un acto fundamental del habla en los seres humanos para la comunicación efectiva.

Ayuda a respetar profundamente la opinión del otro, validando escuchando.

Niveles de escucha

 

  1. Oír. Esta capacidad humana, que compartimos con el resto de los animales, nos permite hasta poder repetir lo que otro dijo, eso no quiere decir que se haya escuchado. Oír es requisito para escuchar aunque no suficiente para que la escucha ocurra. Este tipo de escucha es insuficiente alcanza para lograr vínculos profundos con alguien.

 

  1. Escucha desde lo que se, comparo con mi opinión y conocimiento. Nos pasa sin que podamos distinguirla de otro sentido. No es el mismo sentido que van a darle oyente y orador. Estamos desconectados y no es importante brindarle un sentido a lo que expresa el orador. Nuestra fisiología y gestos se muestran poco dispuestos a la comprensión y entendimiento conectándose con el otro. Lo hago más bien desde mi, comparando todo lo que el otro dice con información mía y la relaciono conmigo. Difiere bastante de la empatía para comunicarnos con el otro, o bien escucho para prepara la respuesta que voy a decirle o lo interrumpo para contarle lo que mi me sucede. Nos disponemos a escuchar en la medida de aquello únicamente nos interesa a nosotros sin indagar en las inquietudes ajenas.

 

 

  1. Escuchar la información. No se encuentra guiada por nuestras intenciones. Tengo en cuenta los hechos que sucedieron. Escucha teniendo en cuenta únicamente lo digital de la conversación, que como vimos según algunos estudios es el 7% de la comunicación. Los sentidos que parte le da a la información pueden ser totalmente diferentes, es decir la interpretación de esa información es distinta para cada uno de ellos. El significado que se da a la información es en función de la interpretación que cada uno, oyente y orador le den. Esto continua con la brecha para una plena comprensión entre ambas partes. Concientizar esta brecha nos permite comenzar a hacernos cargo del tipo de comunicación que queremos tener. Este reconocimiento nos permite cuestionarla, hacer proposiciones y gestionarla. Para achicar esta brecha cada vez más tenemos todos los tipos de escucha que siguen.

Conexiones

  1. Escuchar el contexto. Espacio de apertura a lo que escucho del otro. Absorbo y le hago espacio a lo que me dice. Lo tomo como lo dice y así lo devuelvo. Aprendiendo a respetar las diferencias que haya entre el emisor y el receptor y yendo más allá de ellas. Comenzamos a tomar responsabilidad de nuestra escucha. Se busca crear un puente entre el orador y el oyente. Buscan también coincidir en puntos compartidos. Es una escucha ordenada que trata de una aproximación al otro. El sentido que ambas parten le dan a la conversación lo siguen remitiendo a si mismos más allá del acercamiento. Existen tantas escuchas como participantes de la conversación haya. Cada parte de la conversación puede tener una opinión diferente y esta queda en evidencia en función de los detalles que de cada uno. Cuanto más detalles de cada uno más diferencias encontraremos aunque a grandes rasgos nos entendemos y tenemos la intensión de comprendernos.

 

  1. Escuchar entre líneas. Percibo al otro además de oírlo. Efectúo una observación con todos mis sentidos de lo que el otro está expresando. Hago una observación fisiológica de los gestos, movimientos corporales, posiciones corporales, corporalidad en general, tonos de voz, ingresar en el campo comunicativo con el otro. A lo que percibo le agrego la interpretación de lo que el otro me está diciendo. Esta interpretación tiene sus orígenes occidentales en la hermenéutica como parte de la disciplina filosófica para comprender e interpretar siendo utilizada en distintas aéreas. Comenzamos a reconocer la escucha como parte activa de la comunicación. Conecta a los participantes de la conversación. Revalorización de los prejuicios como posibilidad de absorber conocimiento. En fluidez y estado de transformación de sí mismos. La interpretación la realizamos desde nuestra historia y tradición. También nuestros filtros hacen que interpretemos de una forma y no de otra.

 

Escuchar activamente

  1. Escuchar alentando a que el otro pueda sacar lo mejor que si a través de mi escucha. Ampliamos y direccionamos nuestras acciones. Nos ponemos presentes en la conversación. Disponibles para lo que esté pasando en la presentación. Le hacemos espacio y damos sentido a todo lo que el orador expresa. Nuestro nivel de conexión es tal que podemos comprender empáticamente lo que el otro nos dice. Mantenemos la curiosidad ante las inquietudes que nos presentan. Con sentimiento de valoración hacia la persona con la que me estoy comunicando, vamos aportando.

 

  1. Silencio Me comunico con el otro de alma a alma con los latidos del corazón y uniéndolos a los latidos del corazón de la tierra. Me conecto primero conmigo de forma profunda desde esta conexión me conecto con el otro haciéndole espacio y ando la bienvenida a esta conexión. Y desde nosotros en esta conexión conectarnos muy profundamente con todos nuestros sentidos a todo aquello que nos rodea. Tomar este contacto a este nivel tan profundo de conexión donde se percibe con todos los sentidos mas allá del oído nos da acceso a vivencias de escucha profunda.

 

Es interesante poder identificar en que nivel de escucha estamos y para cada relación en que nivel de escucha queremos estar.

Leave a Comment

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.