Seleccionar página

En las siguientes líneas vamos a estar analizando cual es la relación que tiene aquello que expresamos con nuestros valores mas internos.

El significado que damos a las palabras con las que nos expresamos está relacionado con la intención; o el sentido de un mensaje o una experiencia. Se refiere a las representaciones o experiencias internas asociadas con estímulos y acontecimientos externos.

Los modelos y procesos de PNL, fueron desarrollados con el objetivo de explorar y descubrir cómo simbolizamos, significamos o representamos los datos empíricos. Cómo interpretamos esos datos y les damos un significado interno en nuestros mapas mentales del mundo.

Cómo construimos a partir de ellos un «sentido». El significado es una función de la relación entre «mapa y territorio>. Diferentes mapas del mundo producirán significados internos distintos para un mismo territorio de experiencia.

El significado es la consecuencia natural de nuestra interpretación de la experiencia. Qué significado extraemos y cómo lo extraernos está en función de la riqueza y la flexibilidad de nuestras representaciones internas del mundo.

Un mapa limitado de una experiencia producirá, con probabilidad, un significado igualmente limitado. La PNL subraya la importancia de explorar diferentes perspectivas y niveles de experiencia. Para crear así la posibilidad de descubrir distintos significados potenciales en relación con determinada situación o experiencia. Habida cuenta de que el significado es una función de nuestras representaciones internas de la experiencia. Alterar estas representaciones internas puede alterar también el significado que esa experiencia vaya a tener para nosotros.

Las representaciones sensoriales constituyen la estructura profunda de nuestro lenguaje.

Una misma comunicación o conducta tendrá diferentes significados en contextos distintos. La percepción del contexto como los indicios contextuales constituyen un aspecto importante de la capacidad de extraer sentido de un mensaje o un acontecimiento.

Las presuposiciones acerca de la intención se relacionan con determinado comportamiento o determinada comunicación crean. Asimismo, cierta clase de marco que influirá sobre el modo en que serán interpretadas.

La estructura del significado de lo que decimos

Ésta es la razón que hace que los procesos de PNL de enmarcar y reencuadrar sean herramientas con tanto poder para la transformación del significado de una situación o experiencia.

El medio o canal a través del que se recibe o se percibe un mensaje o una experiencia, constituye otra fuente de influencia sobre el significado.

Una palabra hablada suscitará distinta clase de significado que un símbolo visual, que un contacto físico o que un olor. El teórico del medio Marshall McLuhan asegura que el medio por el que el mensaje es transmitido tiene más importancia sobre cómo se recibe y se interpreta éste que el propio mensaje por sí mismo.

Así pues, el modo en que citada cual extraerá sentido de una comunicación está en gran medida determinado por los paramensajes y metamensajes que acompañen a esa comunicación. Los metamensajes no verbales son como guías y marcadores de los mensajes transmitidos, que nos indican cómo interpretarlos para darles el significado adecuado. Las mismas palabras pronunciadas con entonación y énfasis distintos tendrán significados muy diferentes.

Valores y expresiones

Uno de los principios fundamentales de la PNL consiste en que para el receptor; el significado de toda comunicación consiste en la respuesta que suscita en él, sea cual fuere la intención del comunicador.

Fundamentalmente, el significado es producto de nuestros valores y nuestras creencias. Está relacionado con la pregunta «¿Por qué?>>

Los mensajes, acontecimientos y experiencias que encontramos más «significativos» son aquellos que están más conectados con nuestros valores fundamentales. (seguridad, su­pervivencia, crecimiento, ele.)

Las creencias relacionadas con causa-y-efecto, junto con la conexión entre los acontecimientos percibidos y nuestros valores. Determinan en gran medida el significado que otorgamos a esos acontecimientos.

Alterar las creencias y los valores puede cambiar de inmediato el significado de nuestras experiencias vitales.

La valoración se da por nuestra capacidad humana de sostener juicios. Los valores mantienen una forma como filtros nuestros por sobre nuestra apreciación.

Nuestros valores se forman en los primeros años de nuestra existencia. Suelen darse como resultado de nuestra educación, aprendizaje y condicionamientos sociofamiliares moldeados inconscientemente de todos los lideres que hayamos tenido durante nuestro desarrollo infantil y que tomamos de manera consciente desde nuestra adolescencia en adelante.