fbpx

MaxiMizando Tu Liderazgo – Zona de Confort

Hoy vamos a hablar sobre un concepto bien conocido por los grandes líderes actuales. En cada momento de nuestra vida, cada uno de nosotros, estamos en tres zonas diferentes. Son tres zonas en las que siempre nos encontramos para cada cosa que hacemos en nuestra vida cotidiana.
La primera lleva el nombre de “Zona de Confort”. Es un espacio de comodidad, en el que ya todo es conocido, todo es familiar. En esta zona nos sentimos como pez en el agua. Lo que hacemos en esa zona lo hacemos bastante bien porque ya somos expertos. Pero hay un detalle que la caracteriza. En esta zona nada nuevo se puede aprender. ¿Por qué? Porque ya dominamos aquello que hacemos. Ya tenemos ese conocimiento y creemos que no tenemos ya nada más que aprender. Un ejemplo que siempre doy es las personas que saben manejar. Lo hacen sin pensar, ya que no están pendientes de coordinar los cambios, los pedales, mirar quien viene, etc. Lo hacen automáticamente.
¿Pero recordás el primer día que te enseñaron a manejar? ¿Cómo te sentías? En mi primer día por ejemplo, estaba pendiente de cada movimiento, de coordinar el volante, los pedales, los cambios y de cada cosa que ocurría a mi alrededor. Había entrado a una zona que llamaremos “Zona de aprendizaje”. Es aquel lugar en donde aprendemos algo nuevo, algo que nos hace ser más sabios. Y hay una diferencia en cómo nos sentimos con respecto a la “zona de confort”. En aquella primera nos sentimos cómodos, en esta zona sentimos cierto grado de incomodidad. Y está perfecto que eso ocurra, ya que todo aprendizaje nuevo requiere cierto grado de incomodidad.
Existe una tercer zona. Y para explicártela volveré al ejemplo del manejo. Imaginate que es tu segundo día con tu instructor. Pero ahora que ya conocés cómo funciona lo básico te propone un desafío. La clase será transitar el microcentro porteño a las 8 de la mañana que es horario pico. Bien, ¿cómo te sentirías con esa propuesta? Seguramente te comenzarían a transpirar las manos y te paralizarías frente al volante. Esa zona la denominaremos “zona de pánico”. En ella sería muy difícil aprender algo nuevo, ya que el estrés sería tanto que para nuestro cerebro le sería muy dificultoso procesar tanta nueva información.
Bien, los Líderes actuales conocen perfectamente estas zonas. Si permanecemos en un nuestra “zona de confort”, nos estancaremos y no lograremos hacer cosas distintas o ser personas distintas. Las personas que están aquí es muy común escucharlas decir cosas como “Para qué cambiar, si así estoy bien” “¿Para qué arriesgarnos?”.
¿En qué zona te imaginás que se encuentran los Líderes?
Los Líderes de excelencia están constantemente en la “Zona de aprendizaje”, ya que consideran que siempre puede haber cambios positivos. Nunca se consideran expertos porque siempre hay cosas nuevas por aprender. Siempre tienen una mirada de aprendiz sobre cada cosa que hacen. Como siempre digo, el único lugar en donde no se puede aprender es en el Cementerio.
Los Líderes saben que las cosas ocurren fuera de su zona de confort. Siempre están yendo por más. No se conforman con lo que tienen. Lo aceptan, sí; pero no se conforman. Apuestan a que todo cambio puede traer beneficios. Salir de la rutina, de tu rutina, puede traerte sorpresas muy beneficiosas. Por eso hoy te invito a pensar: “vos, ¿en qué zona querés estar?”

Publicaciones relacionadas