A continuación presentamos la más que conocida fábula del perro, el gato y la zorra.  ¿Cuál es tu real objetivo? ¿En qué luchas vale realmente involucrarse? los que me rodean ¿son aliados? ¿son maestros? ¿ a quién elijo en esta historia?

Un gato y un perro encontraron un pedazo de queso y comenzaron a pelearse, diciéndose el uno al otro que lo habían visto primero. Se acercó una zorra y notando el conflicto les dijo:

— ¡No pueden perder la amistad por un trozo de queso! Dividámoslo en dos.

La zorra cortó el queso, pero un trozo quedo mas grande que el otro, de modo que ninguno de los dos quería escoger el más pequeño.

Esto se puede resolver, dijo la zorra, y mordió el trozo mas grande, de manera que ahora es el más pequeño.

Al ver que se presentaba la misma duda para escoger, siguio mordiendo una y otra vez de los pedazos hasta a comerse todo el queso ante los ojos del perro y del gato.

Lo mismo que ocurre en la antigua fabula, nos pasa en la vida. Si no crecemos, alguien nos comerá el queso delante de nuestros ojos.

¿Te han criticado? ¿Han hablado mal de ti? ¿Han inventado un rumor? Frente a ellos no te desenfoques.

Cada uno se mide por el nivel de sus oponentes. Las águilas no cazan moscas. Pregúntate:

¿Con quienes estoy peleando? ¿Por qué cosas? ¿Vale la pena?

Tienes que enfocarte en tu objetivo, que no es pelearte ni vivir enojado con todo el mundo, sino vivir el sueño que tienes en el corazón.

Ir siempre por más salud, más amor, más crecimiento, más familia, más felicidad, más bienestar más de lo que tu sueñes!

Si quieres triunfar enfócate en las cosas grandes de la vida.

Si quieres ganar, se constructor de puentes, no de muros…