Seleccionar página

Por como venimos viendo el sistema de lenguaje afecta los procesos perceptivos, tanto de quien habla como de quien escucha.

Solemos limitar nuestra percepción por los filtros que sabemos que poseemos y forman parte de nuestros modelos mentales y modelos del mundo que tenemos.

De hecho gracias a la construcción que realiza nuestro cerebro de la información que percibimos podemos leer el siguiente texto completando las letras

Desde una perspectiva neoaristotélica, se da por sentado que todos los procesos perceptivos . implican abstracciones realizadas por nuestro sistema nervioso, a distintos niveles de complejidad.

Los estudios neurológicos nos demuestran el carácter selectivo de las respuestas manifestadas por el organismo ante las situaciones en su totalidad.

Cuando abstraemos evaluamos los estimulos que percibimos.

El proceso de abstracción – sistema de lenguaje

Se trata de un nivel silencioso. Nuestras experiencias quedan fijadas en nuestra memoria por procesos silenciosos que suceden en niveles. Que llamamos de primer orden, donde todavía no son traducibles con palabras.

La interaccion continua con el resto hace que las traduzcamos a palabras para poder contársela a los demás. Allí pasamos nuestra estructura superficial la experiencia así la transmitimos a los demás.

Para verificar las abstracciones de la experiencia que se dan psicológicamente a niveles silenciosos podemos pellizcarnos un dedo y observar nuestras expresiones que sabemos que no son verbales.

Los enunciados son verbales. Los niveles verbales, podemos abstraerlos tanto como queramos y podemos también llevarlos a niveles mas profundo a detalle.

Sin lugar a dudas el lenguaje fue fundamental en el desarrollo humano y lo sigue siendo hoy en día para nuestra evolución.

Pensamiento. verbal y no verbal.

El pensamiento es la capacidad que tenemos las personas para formar ideas y representaciones en nuestra mente. Relacionando unas con otras. Para que esto suceda es necesaria la integración entre el funcionamiento de las regiones corticales y talámicas de nuestro sistema nervioso, en niveles diferentes.

A la pregunta de si todo el pensamiento es verbal, unos pueden responder que. sí., mientras otros que no. Sin embargo, si nos limitamos al pensamiento. verbal nos vamos a ver encasillados en nuestras viejas rutinas lingüísticas.

Existe una gran diferencia entre pensar en términos verbales y contemplar en silencio. En los niveles no verbales, buscando después la estructura adecuada de lenguaje que se ajuste a la estructura.

El pensamiento verbal tiene los limites y el sesgo del habla y las palabras. Que a veces no alcanzan para ilustrar una experiencia, que solemos completarla con imágenes, sonidos y sensaciones diferentes del sistema de lenguaje.

El lenguaje es una organización simbólica creativa, autointegrada. Que se refiere a la experiencia adquirida en la participación lingüística. Define la experiencia en un grado de complejidad formal.

El nombrar las cosas se relaciona con un aspecto de la cosa nombrada, es ponerle una etiqueta, que a veces puede distar con lo que representa para nosotros la cosa nombrada.