Para entender cómo experimenta otra persona el yo relacional y su pertenencia, podemos preguntar

1. Una persona pertenece a —o es parte de— un campo relarional más amplio.

2. Cuando la persona experimenta una «ruptura de la pertenencia» al campo relacional, es probable que desarrolle síntomas.

3. Para aliviar el sufrimiento y reconciliar el conflicto sintomático, toma conciencia de ía inteligencia del campo relacional.

1. ¿Cuándo te sentís en autenticidad?

2. ¿Qué es lo que haces cuando necesitas reconectar con vos?

3. ¿En qué momentos la vida te sentís libre de problemas?

La experiencia del campo relacional viene descrita por el principio de pertenencia. Esta relación está representada por el diagrama tradicional figura/fondo o figura/campo.

El campo relacional puede experimentarse como espiritual (yo pertenezco a un poder superior,y él/ella/ello se mueve a través de mí); orgásmico (yo pertenezco á la naturaleza, y ella sé mueve a través de mí); social (yo pertenezco a mi matrimonio/familia/cultura/comunidad, y ellos me impregnan y sustentan mi conciencia); o psicológico (mi experiencia/perspectiva encaja dentro de campo mayor de experiencias/recuerdos/arquetipos, y ellos me guían/informan).

Experiencia y pertenencia

Una persona dada puede tener múltiples experiencias, e incluso múltiples niveles, vivencia del yo relacional. El yo relacional es no-local: no es X. una «cosa» localizada dentro de una persona física, de un lugar o de otra cosa. Es el campo que contiene a las personas,* lugares .y cosas en interconexión viviente. Es posible sentir, comprender y usar este campo de muchas, muchas maneras.

La conexión con un campo relacional generalmente potencia la individualidad personal, aunque no siempre es así.

Como Wilber (1995) señala lúcidamente, en la relación entre el yo local (individual) y el yo no local (campo relacional)pueden surgir dos problemas. En primer lugar, la persona puede perder conexión con el campo mayor y quedarse encerrada en una «individualidad sin comunión» (o dominancia aislada), donde cree que ella ya es el poder o la inteligencia últimos. Este es-un lugar de soledad e impotencia donde lo único que uno puede esperar es más control y dominación.

Comunión

En segundo lugar, la persona puede fundirse con el campo y desarrollar una «comunión sin individualidad» (o codependencia), en la que pierde su centro individual. Éste también lugar solitario, del que la persona espera ser rescatada es que la experiencia autotrascendente del campo relacional está presente cuando la vida funciona para una persona; es decir, cuando la persona no define o percibe la vida como problema.

Por el contrario, cuando la persona lucha con síntoma es porque ha experimentado una «ruptura de la pertenencia» al campo; la persona ya no se siente conectada a, o en comunión con, un poder o presencia más grande que ella misma. La experiencia del yo está contraída y dividida, y la persona no siente el campo unificado que sustenta al yo y a los demás. Este distanciamiento del contexto conduce a la identificación con el intelecto y sus estrategias de control y dominación impulsadas por el miedo, más que a la curiosidad y conexión.

La desconexión del campo relacional puede producirse de muchas maneras, la mayoría de ellas involuntarias.

Cuando hay un sentido sano de «individualidad en comunión», la persona es capaz de sentir su centro y también la conexión con el campo relacional Ambos son fuentes complementarias de guía e inteligencia, situadas a ambos lados del yo cognitivo; es decir, lamente es el terreno intermedio entre el centro interno y el campo externo. Una de sus principales funciones es asegurarse que la comunión con el campo relacional no

desintegre el propio centro, sino que lo conecte con nuevas perspectivas y recursos.

La sed por conectarse con el campo relacional es insaciable.

Por otra parte, el campo mismo no puede limitarse a ninguna descripción. Así, aunque la persona puede activar el campo relacional de una manera particular, a continuación puede aprender a trabajar dentro de él de manera más general.

Los dos primeros objetivos del patrocinio son despertar un sentido del yo y despertar

un sentido del mundo. El tercer principio del patrocinio es introducir prácticas que permitan a la persona navegar entre estos dos dominios para tomar conciencia de un yo-en-elmundo y de un mundo-en-el-yo.

Éstas son las principales funciones delyo cognitivo: patrocinar la experiencia y desarrollar la relación entre los distintos yo.

El yo cognitivo es el sentido básico y cotidiano de yo que tiene la mayoría de la gente cuando su vida no es un problema.

Está socialmeme construido, está basado en la edad actual de la persona y en su identidad social, y está centrado en la cabeza.

Incluye competencias, recursos, asociaciones con otras personas,habilidades y múltiples perspectivas. Usa marcos y modelos para establecer significados, planear, evaluar y tratar de gestionar el mundo de la experiencia.

El yo cognitivo también es el intermediario entre el yo y el mundo. Su principal lenguaje son las diferencias relaciónales: posiciones diferentes, verdades diferentes, personas diferentes, diferentes momentos o lugares, diferentes valores, y así sucesivamente. En contraste con el centro y con el campo, siempre está confrontado con las diferencias, y con la tarea.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *