La Cena del Mago – Cuento

In Cuentos y Metáforas, Programación Neurolingüística (PNL)by FandelaVida2 Comments

Había una vez un mago que construyó una casa cerca de una aldea grande y próspera.

Un día invitó a toda la gente de la aldea a cenar.

“Antes de comer”, dijo, “tendremos algunos entretenimientos.”

Todos estaban contentos, y el mago les proporcionó un espectáculo de magia de primera clase, con conejos saliendo de sombreros, banderas apareciendo de la nada, y una cosa convirtiéndose en otra. La gente estaba encantada.

Entonces el mago preguntó: “¿Quieren cenar ahora, o quieren más entretenimientos?”

Todo el mundo pidió entretenimientos, pues nunca habían visto nada igual: en casa había comida, pero nunca una emoción semejante.

De modo que el mago se transformó en paloma, luego en un halcón, y finalmente en un dragón. La gente se volvió salvaje de excitación.

El mago les preguntó de nuevo, y ellos querían más. Y lo tuvieron.

Entonces les preguntó si querían comer, y le dijeron que sí.

De modo que el mago hizo que sintieran como si estuviesen comiendo, desviando su atención por medio de ciertos trucos, mediante sus poderes mágicos.

La imaginaria comida y el entretenimiento continuaron durante toda la noche. Cuando amaneció, algunas de las personas dijeron: “Tenemos que ir a trabajar.”

Entonces el mago hizo que ellos imaginaran que iban a casa, se preparaban para el trabajo, y de hecho trabajaban durante todo el día.

Resumiendo, cuando alguien decía que tenía que hacer algo, el mago le hacía pensar primero que iba a hacerlo, luego que lo había hecho, y finalmente que había regresado a la casa del mago.

Al final el mago había tejido tales hechizos sobre la gente de la aldea, que sólo trabajaban para él, mientras pensaban que continuaban con sus vidas cotidianas. Si alguna vez se sentían intranquilos les hacía pensar que estaban de regreso en su casa para cenar, y eso les daba placer y les hacía olvidar.

Y al final ¿qué les ocurrió al mago y a la gente?

Bueno, eso no te lo puedo decir, porque él aún está haciéndolo afanosamente, y en su gran mayoría la gente aún está bajo su hechizo

Comments

  1. Bonito el cuento muchas gracias.
    Les dejo uno que soñé y luego lo adapté un poco:

    El cuento de los 5 Gigantes
    Era una vez un ( niño, anciano, … un castor … etc … algo que identifique a la persona) llamado Pedro, que estaba a las orillas de un mar de fuertes olas azules ( señalando con la mano derecha el mar ) que llegaban a la playa y reventaban con gran espuma en las rocas y en la playa.
    Pedro estaba construyendo un gran castillo ( señalarlo a la izquierda con la mano izquierda desde la derecha ) el cual abrazaba constantemente mientras lo iba construyendo. Pasó días y días construyéndolo.
    Un día, aparecieron ante el 5 grandes Gigantes.
    El primer Gigante tenía un solo y gran ojo
    El segundo gigante tenía unas grandes orejas
    El tercero tenía una gran nariz
    El cuarto tenía una gran lengua
    El quinto gigante, el mas grande que todos, tenía unos brazos muy largos.
    Pedro, al darse cuenta que esos gigantes, se sorprendió, pensando que podrían destruirle su castillo. Así que fue rápidamente a recolectar más agua de mar, y construyó un gran río alrededor del castillo para protegerlo.
    De pronto, los gigantes aparecieron dentro de su castillo, y Pedro pensó que iban a destruir su castillo, en ese momento, vino un gran viento, que comenzó a sacar una a una la arena del castillo para derribarlo así que Pedro fue donde su castillo y lo abrazó.
    Los Gigantes se dieron cuenta del hermoso castillo que Pedro había construido y usando su habilidad de gigantes cada uno aportó para que el castillo no se cayera.
    El viento sopló fuertemente, los gigantes hicieron una ronda para proteger a Pedro y su castillo, Pedro siguió abrazando su castillo y el castillo no se desmoronó.

    ( Los 5 Gigantes corresponden a los 5 sentidos de la PNL )

    Saludos desde Chile, Augusto Vyhmeister

Leave a Comment