Seleccionar página

Los juicios dentro de los actos lingüísticos que presenta entre otros el filosofo Austin, es un tipo especial de declaración. Y en este tipo de declaración por mas que haya otras personas involucradas pueden tener una declaración de este tipo totalmente diferente.

¿Qué hace que digas que algo es lindo o feo?

Cuando emitimos juicios, es lo que es, el punto tal vez esta en que hay juicios que nos llevan a modificar nuestro mundo. Mas allá que estos juicios tengan involucradas otras personas o no. Todos los juicios son declaraciones. Como declaraciones que son modifican mi mundo. Residen en quien los emite. Van a estar validados por nosotros desde la autoridad que le demos a la persona que lo emite y esta validación va mas allá de la justificación del juicio que tengamos. Existen autoridades publicas que se dan como por ejemplo, un juez, un arbitro, etc. Y están las validaciones de autoridad privadas, que son aquellas personas a las que por diferentes razones propias que tendremos que encontrar si queremos analizarlas, algunas son por familiaridad, por ejemplo.

“somos seres de juicio”

Rafael Echeverría

Cuando damos una opinión estamos emitiendo un juicio. Aquellos que salen de forma automática no están pasados por los filtros para verificar en que me baso para pensar eso.

Los juicios pueden ser fundados ó infundados.

Condiciones básicas para fundar un juicio:

1.- el juicio lo emitimos por y para algo. Es importante tener en cuenta que posibilidades cierra o abre el juicio que emitimos.

2.- ¿Es sobre el comportamiento de otro o sobre que?, es sobre logros más alla de las capacidades personales. Ahora también verificar si estamos verificando su apariencia, etc. ¿Cuáles son los standares en los que me baso para emitirlos?

3.- ¿Cuál es el dominio del juicio?

4.- ¿Cuáles son las afirmaciones que acompañan estos juicios?

Se requieren las siguientes condiciones para fundar un juicio:

1. la acción que proyectamos hacia el futuro cuando lo emitimos,

2. los estándares sostenidos en relación a la acción futura proyectada,

3. el dominio de observación dentro del cual se emite el juicio,

4. las afirmaciones que proporcionamos respecto de los estándares sostenidos,

5. el hecho de que no encontramos fundamento suficiente para sustentar el juicio contrario.

Si  los juicios  no satisfacen estas cinco condiciones los llamamos juicios «infundados».

Se nos hace fundamental poder fundar nuestros juicios de valor con otros sobretodos si los llevamos a nivel del ser ya que esto puede generarnos rispideces con otros, ya que arrancamos nuestra conversación con un “vos sos….”

Verificar en que se fundan nuestros juicios nos ayuda a modificar el foco de la conversación y abre posibilidades en nuestras relaciones.