Indicadores del Proceso de Trance

In Programación Neurolingüística (PNL) by FandelaVidaLeave a Comment

Como indicadores del trance existen señales fisiológicas que nos indican que una persona está o no en estado de trance.

Fenomenológicamente se ha observado durante la sesión de trance o hipnosis los siguientes marcadores, relajación facial, pérdida de la simetría facial. La respiración llega más hacia el abdomen, es decir se torna más profunda. Si se trata de un trance profundo, los párpados pueden comenzar a moverse rápidamente. Puede que las extremidades realicen movimientos involuntarios. Relajación de la tonicidad muscular. Puede modificarse el sistema perceptual principal. Puede llegar a sonrojarse, también a enrojecerse los ojos. También la persona puede llegar a ladear la cabeza estando en trance. Si le pedimos que hable puede modificar el tono de la voz, el volumen y la velocidad del habla.

La diferencia personal de indicadores nos lleva a sostener una calibración continua del estado de vivencia de la persona con la que estemos en trance.

Inducción al trance

Si de inducción al trance se trata a mi me gusta comenzar siempre con un frase que me regalaron mis maestros “Tu inconsciente es más sabio que mis palabras” . Esta frase simple contiene el hecho tan bien descripto y nos resguarda de las inducciones que podemos realizar. El inconsciente no va a realizar nada que vaya en contra de mis valores o mi supervivencia.

La hipnosis eriksoniana se caracteriza por lo que llamamos en programación neurolingüística “evitar meter mapa”. Con las inducciones bajo ningún concepto se somete o invade a persona que se encuentra en trance. Para que el cliente llegue al estado de trance ponemos en funcionamiento las herramientas adquiridas.

Con creatividad, desplegando flexibilidad y agudeza sensorial para calibrar en forma permanente la fisiología y el estado interno del cliente.

Revivir el trance anterior

Utilizando hipnosis eriksoniana, como una forma natural de hipnosis podemos revivir directamente estados de trances anteriores. Ir dando ejemplos para verificar cuales son los estados naturales de trance que el cliente reconoce en sí mismo. Ya sea que los haya vivenciado de forma inducida o natural. Si la persona se sometió a una hipnosis, habrá que preguntarle que sensaciones le produjo, que imágenes tenía, e ir anclándola con esa situación.

Trance espontáneo

Solemos denominarlos también “trance natural”, suceden espontáneamente durante el día a día que vamos viviendo. Y a veces ni siquiera nos percatamos que están sucediendo.

Se trata de estados cotidianos que podemos experimentar cuando nos concentramos insistentemente en algo, o en alguien. Y nos olvidamos de lo que nos rodea, o el tiempo pasa sin que nos diéramos cuenta.

Podemos solicitar a quien queramos inducir que rememore alguno de estos estados y de cómo alcanzó el mismo, de esta forma podemos producir un anclaje para que rememore cada vez que quiera ingresar en estado de trance, reduciendo la resistencia a la inducción.

Encadenamiento

Para que la persona pueda relajarse y disfrutar de la experiencia, evitando todo tipo de resistencia, utilizando para ello varias técnicas.

Se denomina “encadenamiento” a la forma de hacerle notar la presión que ejerce en los músculos, manos y piernas apoyadas, que ayudemos a que se conecte con su postura, con la respiración. Podemos realizar afirmaciones: “…sientes una leve presión en tus manos, tienes los hombros tensos…”, y todas las características corporales que podemos calibrar.

Generando una sensación de cualquier recurso interno que ayude a la persona a estar cómoda con el trance, Entrando en estado de acompasamiento y rapport. Luego que la persona nos dice que si varias veces Podemos comenzar a realizar las inducciones más profunda con el lenguaje Milton.

Las sensaciones corporales son muy fáciles de distinguir por cada uno de nosotros y nos ayudan a tomar consciencia en las inducciones. Solemos diferencias afirmaciones verificables (que son aquellas que la persona realmente está experimentando), y las no verificables, (las que nosotros inducimos).

Por ejemplo: “Estas sentada en la silla y puedo ver como tus manos se encuentran sobre tus muslos y mientras escuchas el sonido del reloj …(todas estas son cosas que están pasando en la misma sala que se encuentra la persona) luego que observamos la fisiología de “si” o “set de si” en la persona podemos comenzar con las no verificables…entonces me pregunto si ya te estas relajando y podes estar…”

La inducción a las afirmaciones no verificables las realizamos progresivamente. Vamos probándolo a medida que vamos realizando las inducciones con esa persona.

Leave a Comment

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.