Seleccionar página

El lenguaje simbólico de las representaciones se encuentran dentro de nuestros mapas mentales. Y nos ayudan a organizar nuestro comportamiento.

Este tipo de lenguaje simbólico se construye desde las experiencias que vivimos. Y con el tratamiento que le damos a la información sensorial que proviene de nuestra percepción con todos sus filtros.

Las representaciones que tenemos se dan por medio de símbolos. Es por esto que los símbolos, ya sean icónicos, econicos o sensoriales en general. Son de gran importancia para nosotros. Se encuentran muy influenciados por los filtros culturales que poseemos. La interpretación de los mismos y la relación que vamos haciendo con nuestra historia.

Algunos psicólogos franceses como Jean Chevalier, se tomaron el trabajo de crear un diccionario de símbolos que contiene los principales símbolos de todas las culturas mundiales posibles estudiadas hasta el momento de su salida al publico.

El lenguaje simbolico se encuentra ligado a la imaginación. Esto fue demostrado por estudios psicológicos de los sueños.

Los símbolos encierran generalmente mensajes del inconsciente. Por eso es el lenguaje simbólico va mas allá y todos los estudios realizados se encuentran en función de los sueños. Aunque últimamente el  neuromarketing ha hecho un buen uso de ellos también.

Invocar un símbolo trae aparejado una sucesión de imágenes relacionadas a él, las mismas provienen tanto de interpretaciones propias como del imaginario social para las que son culturales.

La función principal del símbolo es reunir varias imágenes, economizando así en la recuperación de las mismas, haciendo utilización de la avaricia energética del cerebro en su funcionamiento. Por lo tanto el símbolo también es una representación. Las imágenes asociadas a los símbolos provienen de fuentes culturales compartidas con nuestros grupos sociales.

El lenguaje simbólico posee un valor simbólico en función de su representación, a esto es lo que se refiere Alfred Korsybsky y por Grinder y  Bandler en su primer libro “La Estructura de la magia”.

La palabras simbolizan o representan el mundo que nos rodea, “lo real”, aunque son convenciones, que en su representación personal pueden diferir de ese mundo que quieren explicar.

Además, el lenguaje simbólico nos ayuda a generar el contexto de lo que queremos explicar.

Datos culturales y representaciones

Los datos culturales influyen en la representación porque son compartidos con mi mismo grupo. Por si solos no tendrían significado alguno, solo lo cobran cuando en esa cultura tienen un significante importante para sus integrantes.

El individualismo

Si tomamos todos los grupos que tienen las personas, tenemos varias esferas en las que se mueve y cada una de ellas puede generar una cultura diferente. Se crean representaciones diferentes cada vez que se cambia el entorno social.

En estudios socio cultural presentado en el libro cambia el individualismo por actitudes sociales centradas en el individuo.

En las culturas occidentales el individuo tiene valor en si mismo. Cada uno va a tener distintas representaciones para los símbolos de lenguajes de palabras que llamamos nominalizaciones, por ejemplo éxito, solidaridad, felicidad, objetivos.

La realidad la formamos desde lo real con nuestros filtros perceptuales formamos representaciones. Adaptamos la realidad a nuestros filtros. La capacidad de adaptación que poseemos como especie nos da la posibilidad de aprender en nuevos entornos.

Las representaciones que nos hacemos respecto de nuestros roles sociales se modifican dependiendo de la cultura a la que pertenecemos.

El valor asociado a las palabras

Las palabras que utilizamos para expresar nuestras ideas y opiniones reflejan fielmente las representaciones que estamos teniendo en el momento de la descripción. Además emplea la manifestación corporal que acompaña a lo que estamos expresando. Los adjetivos reflejan la efectivdad, los verbos la acción, los adverbios de modo, la referencia oculta. La valoración que le demos a las palabras depende de nuestra historia personal, la cultura y otros filtros que la conforman.

De acuerdo a esto las palabras que decidamos utilizar en nuestra comunicación van a generar distintas representaciones en los receptores de esa comunicación.

Cuando hablamos el hilo conductor entre los hechos que contamos y nuestros gestos, se encuentra unido a la representacion que nos estamos haciendo cuando relatamos. Esto permite que nos demos fácilmente cuenta cuando existe una incongruencia en la comunicación no verbal con el relato.

Damos un sentido personal a las palabras que utilizamos. A su vez, nuestros oyentes interpretan y le dan un sentido personal a la información que transmitimos, relacionándola con su propia experiencia. Entonces para sostener la conversación, hacer acuerdos verificando el entendimiento de lo que decimos se torna fundamental. Sostener una escucha activa, alentadora, dar espacio a preguntas.

Valoración del lenguaje

El valor que le demos a las palabras depende de nuestra escucha y la disponibilidad a la comunicación.

Las palabras llevan un valor afectivo notorio, evocan imágenes, y pueden constituir lo que en PNL llamamos un anclaje.

Para poder identificarlas y acompañar las representaciones del interlocutor, podemos utilizar como herramientas de la PNL el metamodelo y calibración.

Utilizando la observación global de la persona teniendo en cuenta las características analógicas del lenguaje, postura, gestos, voz, accesos oculares, microgestos.

Para Catherine Cudicio, todo comportamiento puede ser comprendido en términos de comunicación.

El lenguaje es una herramienta simbólica y a su vez una representación que participa en la construcción de otras representaciones.

Los valores asociados a las palabras son de orden cultural y filtros culturales.

Accedemos a ambos por la observación en la calibración.

Contexto

El lenguaje tiene se construye desde las abstracciones de lo real. Información, contexto y relación se encuentran unidos, y cada elemento contribuye a esa unión.

El contexto participa del marco de referencia y se encuentra ligado a los aspectos culturales de la comunicación. Es importante conocerlo para darle el sentido a los mensajes y la representación que los mismos pueden tener en él.

El contexto o marco referencial es el que le va a dar sentido o no a la relación comunicacional que estemos teniendo.

Debemos tenerlo muy presente a la hora de escoger si vamos a tener un lenguaje preciso o un lenguaje genérico. Ya que un lenguaje preciso va a dejar muy poco a la imaginación del otro y va a detallar el paso a paso de lo que queremos, ya que un lenguaje mas vago va a dejar la representacion del lado del escucha, esto hace que abarque mas posibilidades de parte del escucha, sobretodo si son varios.