Seleccionar página

El lenguaje es una función cognitiva, una de las funciones ejecutivas realizada por nuestra corteza prefrontal. Se utilizan ambos hemisferios para realizarlo, estando en el hemisferio izquierdo el área de broca y el área de Wernicke, una para la formación del mismo y el otro para la interpretación y en el hemisferio derecho se encuentran la entonación y el énfasis del mismo.

El hemisferio izquierdo se encarga de la palabra, la escritura, componentes léxicos y sintácticos del lenguaje, tanto el orden, como el vocabulario.El hemisferio derecho se encarga de lo paraverbal, sonido, tono, volumen, pronunciación, ritmo.

El área de Wernicke es el área sensitivo motora del lenguaje. Permite la comprensión del lenguaje hablado y de la escritura. Descubierta por Carl Wernicke.

Se encuentra intimimanete relacionada con el área de broca, que es el área motora del lenguaje; recibe información de la corteza visual y de la corteza auditiva. Tambien se encuentra en el hemisferio izquierdo. Produce la formación de palabras y se encuentra conectada con las áreas motoras adyacentes del lenguaje, musculos de la laringe, la boca, la lengua, etc. Es la encargada de la producción lingüística y oral. Fue descubierta por Paul Broca en 1864. Permite los factores musculares de la expresión necesarios para cada palabra. Tiene los circuitos nerviosos necesarios para cada término.

Con esto podemos decir que el lenguaje se articula en el área de Broca y se comprende en el área de Wernicke.

Como buena función ejecutiva, ocurre en el neocortex, el sistema límbico no nos dice que palabras usar o como expresar lo que estoy sintiendo, ese es un trabajo netamente del neocortex.

Antropológicamente, desde la generación de nuestros ancestros para la comunicación tribal se originó el lenguaje articulado. En un principio se realizaba con lenguaje gestual o mímica

El lenguaje pasó a ser la forma de vincularnos íntimamente en un grupo. Intensifico la pertenencia a un grupo determinado.

El estudio realizado por los científicos de Dartmouth college permitió registrar que los bebes humanos pueden comprender el lenguaje desde los 5 meses. Desde esa edad somos capaces de deducir la naturaleza y estructura sintáctica del idioma nativo.

El aprendizaje del lenguaje nos permite práctica de la atención voluntaria.

Neurobiología de la comunicación

Compartiendo con el resto de los mamíferos la expresión a través de gestos, posturas y movimientos corporales. Como plus además nosotros podemos leer y escribir, además de hablar con capacidad de desarrollo del lenguaje.

La comunicación le exige a nuestro cerebro escuchar y comprender el mensaje que otro tiene para darnos, elaborar respuestas, y por sobretodo la posibilidad de hacer ajustes en función de la retroalimentación de la otra persona. El cerebelo participa en la sincronización del habla.

Neurobiología de la conversación

Cuando estamos conversando con alguien nosotros articulamos un mensaje, que convertimos en sonidos que emitimos desde nuestra boca, que llamamos palabras, cuando ingresan en el oído del receptor la idea es que se conviertan en escucha. Esos sonidos se decodifican por la corteza auditiva.

El proceso del habla comienza un cuarto de segundo antes que las palabras salgan por nuestra boca. Cuando el cerebro comienza a buscar las palabras para utilizar en nuestra memoria. Relacionándolas con la información elige cuales son las adecuadas para transmitir el mensaje, para esto entra en funcionamiento el área de Wernicke. Luego las transmite al área de broca, transformándolas en articulaciones de los distintos músculos involucrados para que terminen saliendo sonidos por nuestra boca.

El lóbulo temporal junto con el área de Wernicke, permite entender lo que se dice. Y utilizando el hemisferio derecho, que hace la interpretación paraverbal, tono, lenguaje corporal, ritmo.